larioja.com
Estás en: >
Tu-noticia
TU NOTICIA
  Noticias     Las más vistas   Enviar noticia
>ACTUALIDAD
Europa nos marca el camino de la austeridad. No hay otra alternativa
Miércoles, 16/11/2011 - 19:28 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar

“La imprudencia suele preceder, casi siempre, a la calamidad”

“Cuando el río suena agua lleva” reza el conocido refrán español y no sería nada extraño que, en estos momentos de desconcierto en la UE, producido por la situación de la economía italiana y por sus repercusiones en el resto de los países que están más afectados por las consecuencias de la recesión económica; se produjeran importantes modificaciones en los planes de quienes han asumido el reto de intentar sacar a los países de la Zona Euro de la grave situación en la que algunos de sus miembros han caído. Si Alemania sigue remisa a seguir aportando la parte del león a cargo de sus reservas y ya se han producido dimisiones en el BCE de los llamados “halcones” alemanes, los señores Axel Weber y Jürgen Stark, que se mostraban favorables al mantenimiento de la ortodoxia monetaria.

Sin embargo, las últimas declaraciones del señor Cameron respecto a que: “El Reino Unido se está preparando para cualquier eventualidad”, incluyendo la ruptura de la moneda única. Para el estadista, Italia, el tercer país más grande de la Zona europea, “en su estado actual es un peligro claro y presente para la zona euro y el momento de la verdad se acerca”; con lo que parece que, en cierta manera, contempla la posibilidad de que se pudiera llegar a lo que, tanto la señora Merkel como el señor Sarkozy, vienen tratando entre ellos sobre una posible ruptura de la zona euro por la parte de arriba, de forma que un grupo de países con unas cuentas públicas saneadas y economías pujantes se marcharían o expulsarían a los países en quiebra, formando por su parte una unión más reducida pero más integrada y solventa que la actual.

Según el especialista señor Juan Ramón Rallo, existe un abanico de opciones hacia las cuales puede acabar de decidirse la UE, aunque, a su criterio, es posible que “terminaremos pasando por todas ellas”. Entre las citadas se encuentran: la puesta en marcha inmediata del Fondo de Rescate con participación muy intensa del FMI; aprobación de los eurobonos; monetización masiva de deuda por parte del BCE; ruptura del euro en dos monedas, un euro fuerte – en el que estarían Alemania, Holanda, Finlandia, Austria y Luxemburgo –y tal vez Francia – y un euro débil que incluyera a todos los periféricos – y tal vez Francia– que se devaluaría en un 30% o un 40% con respecto al euro fuerte y, finalmente, la suspensión de pagos desordenada de países y el regreso a las divisas nacionales con sus correspondientes devaluaciones. Una perspectiva preocupante si tenemos en cuenta de que nuestro país forma tandem con Italia y si se cumpliera, Dios no lo quiera la formación de dos grupos de naciones en Europa con euros de distintos valores, no hay duda de que nuestras posibilidades de supervivencia quedarían seriamente afectadas.

No parece que, por ahora, y nos referimos al desmentido de la señora Merkel cuando se le ha preguntado, se vaya a recurrir a un procedimiento tan traumático; aunque hay que reconocer que la presión del pueblo alemán se hace cada vez más intensa en el sentido de que no están dispuestos a prestar más dinero para salvar a aquellos países que no supieron hacer sus deberes. La opinión que parece merecer con más apoyos, tanto de la banca, como del FMI y el BCE es que la solución más acertada para evitar la ruptura de la zona europea ( algo que supondría, sin duda, una catástrofe para muchos países, entre los cuales seguramente nos encontraríamos) sería que el BCE ejerciera de de salvavidas de aquellos países que, como Italia, están en un callejón sin salida; y sorteando a través del mercado secundario la prohibición que estatutariamente tiene de comprar deuda directamente de los países emisores, actuara de salvavidas monetizando masivamente los bonos periféricos para insuflar al sistema bancario liquidez ( flexibilización cuantitativa).

Bien, no es que el panorama europeo, especialmente para las denominadas PIIGS, se pueda decir que sea muy halagüeño, ni que nos permita tomarnos a la ligera lo que, desde Europa, se nos viene recomendando con machacona insistencia. Por eso resulta pueril la actitud de determinados políticos de alardear de lo que harán o dejarán de hacer para que Europa nos de más plazos para arreglar nuestras carencias o que las naciones ricas se estrujen los bolsillos para crear un fondo de 70.000 millones de euros para solucionar nuestras más perentorias necesidades. Tanta necedad no merece otra cosa que el más completo desprecio y el rechazo de todos los españoles que, sin comerlo ni beberlo, hemos sido conducidos, por el gobierno socialista del señor ZP y del señor Pérez Rubalcaba, a la situación precaria en la que actualmente se encuentra España.

El ir por ahí predicando, en los mítines, en contra de la necesidad de que se hagan recortes, se modifiquen las leyes laborales, se limiten los gastos públicos y se ponga un freno a los despilfarros de las comunidades autónomas, no es más que hacerle un flaco favor a España y a los españoles porque, lo que no se dice, lo que se oculta, una vez más, a los ciudadanos y lo que se utiliza como arma arrojadiza contra el candidato del PP; es que no se puede seguir manteniendo el estado del bienestar, soportando el gasto de 5 millones de parados, manteniendo el poder adquisitivo de los españoles y seguir despilfarrando el dinero público y endeudándonos ( cada vez con más dificultades y a más alto coste) de manera indefinida. Ni España está en condiciones de soportarlo ni Europa nos lo va a permitir y, señores, las alternativas suponen la quiebra soberana de nuestra nación y el caos económico y social para los españoles.

En nuestro país hay una grave retracción de la demanda, producida por el miedo de la gente a lo que está por venir, en unos casos; por la disminución del poder adquisitivo; por el temor a perder el puesto de trabajo; por el aumento de personas en situación de pobreza y por el hecho de que hay cinco millones de parados que no cotizan, no producen y, en muchos casos, tampoco cobran ningún tipo de subsidio o ayuda. En estas condiciones, las empresas no tienen salida a sus productos y, en consecuencia, pagan menos impuestos a Hacienda que, al recaudar menos, se ve imposibilitada de seguir atendiendo sus compromisos con las distintas Administraciones públicas que, a la vez, han de suprimir o recortar servicios y prestaciones o, al menos, intentar reducir gastos suprimiendo puestos de trabajo que no son imprescindibles. Un proceso fácil de comprender pero que, la demagogia de algunos políticos o la cerrilidad de los Sindicatos, no quieren aceptar, pretendiendo que todo se puede arreglar esquilando a aquellos que, precisamente, son los únicos que crean los puestos de trabajo productivos; empresarios que deberían ser a los primeros a los que el Estado ayudara para que salieran del marasmo al que los ha llevado la equivocada política de subvenciones y despilfarros insostenibles del PSOE.

En España lo que está haciendo falta es que, los españoles, recobren la confianza en sí mismos; vuelvan a la cultura ( que ya parece olvidada) de que la única forma de enfrentarse a la crisis es con esfuerzo, empeño, estudiando y trabajando firme aunque ello signifique privarnos del tiempo de ocio que, durante los últimos años, parece que se ha convertido en el objetivo inmediato de mucha gente que ha preferido el camino fácil de la diversión al único que, a la larga, puede proporcionar la seguridad. O esta es, señores, mi manera de ver nuestra situación.

Opina

Nombre

Apellidos

Opinión

1 OPINIONES

Martes, 24/04/2012 | 19:28
albañil en paro
Me suelta Vd unos ladrillos que ni yo que soy albañil se manejar...
Esfuerzo, recortes, privaciones, vd. dice lo que dicen todos los políticos, es vd. poco original.
Sea imaginativo, y proponga que las fortunas conseguidas por la pura especulación con la vivienda, o con nuestra alimentación se detraigan a esos especuladores y se utilicen para reducir las hipotecas de las familias.
Mire vd. en cuatro líneas he sido mucho mas creativo que vd en todo su ladrillo.

  1 de 1  
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.